Publicidad

¿Cómo saber si mi negocio funciona o voy a tener que cerrar?

Seguramente, para la mayoría de los empresarios y pequeños emprendedores la pregunta de cómo saber si mi negocio funciona tendría respuestas muy claras y concisas, pero es una cuestión que todos nos deberíamos hacer. Para descubrirlo, el portal www.e-autonomos.es aporta un método llamado “time-to-tomb” que traducido sería un tétrico “tiempo hasta la tumba”. No hay que ser tan dramático, si emprendes y luego tienes que cerrar siempre hay que pensar en guardar y aprender de los errores y la experiencia, y no rendirse nunca.

Cómo saber si mi negocio funciona o voy a tener que cerrar

Para llevar a cabo este “time-to-tomb” debes realizar varios cálculos empezando por el de Esperanza de vida antes de empezar el negocio, que vendría a ser el número de meses que podrías aguantar sin clientes. Hay que ponerse en lo peor. Para calcularlo tendremos que dividir el capital inicial entre los gastos previstos. Si tienes certeza de que desde el primer mes vas a tener clientes, debes sumarlo a la parte de capital disponible (capital inicial+ingresos).

El verdadero “time-to-tomb” debe realizarse de manera escrupulosa. Así, debemos tener en cuenta que tenemos que ser precisos a la hora de catalogar los gastos y los ingresos. En la parte de gastos debemos apuntar, entre otras cosas, cuota de autónomo, alquiler, teléfono, inversiones, cuota del crédito (si lo hemos pedido), impuestos de Hacienda, salario de los empleados (si tienes) y tu propio sueldo. En la parte de ingresos debes tener en cuenta no sólo la previsión por los clientes que vayas a tener. También puedes anotar las subvenciones y otros ingresos extras con los que puedas contar. Debes anotar también el capital inicial con el que comienzas tu aventura empresarial porque es la base proyecto e ir sumando cada mes lo que vas ganando.

Según www.e-autonomos.es para desarrollar bien este método deberías empezar por hacer un “Esperanza de vida” y luego cada mes, en los primeros meses, y después ampliando este periodo de tiempo un “time-to-tumb”. Si el resultado de éste va en aumento es que el negocio va bien y empezarás a ganar dinero. Si por el contrario el resultado cada vez es menor tendrás que pensar en aumentar la inversión o cerrar. Para que salga bien es importante especificar que cada mes debes sumar al capital inicial las ganancias del mes y luego restas los gastos.

Un ejemplo. En  este caso es bueno poner un ejemplo práctico. Si Manuel abre una empresa empezará con un capital inicial, una inversión de 3.000 euros, y 1.000 de gastos previstos inicialmente. 3.000/1.000=3. Esto sería una esperanza de vida sin contar con clientes. A partir de ahí haríamos el primer “time-to-tomb” del primer mes en el que contamos con 2000 euros (3000-1000), más 500, por ejemplo de ingresos y unos gastos de 250. Esto daría (2000+500)/250 que sería 2500/250=10. En el segundo “time to tomb” contamos con los 2.250 (2.500-250) más unos ingresos de 700 euros y unos gastos de 250 con lo que la operación sería (2.250+700)/250 ósea 2.950/250=11,8 Con lo que observamos que la esperanza de vida va en aumento de 10 meses en el primer time to tomb” a 11,8 en el segundo por lo que el proyecto parece que va adelante.

El “time-to-tumb” parece difícil y raro, pero es un método válido para saber si nuestro proyecto va hacia adelante o no.

También te puede interesar:

3 grandes errores que se pueden cometer al iniciar un negocio online

Que es el principio del contraste y como utilizarlo en tu negocio

En qué redes sociales debe estar tu negocio

Imagen de Ruslan Grumble de shutterstock

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *