Publicidad

¿Cómo mejorar tu nivel de idiomas de negocio este verano?

Dedicar las vacaciones de verano no sólo a tumbarse en la arena y tomar el sol en la playa, sino a algo productivo, siempre es una buena idea. Durante las vacaciones contamos con más tiempo libre, pero esas horas quedan inutilizadas, perdidas. Utilizar ese tiempo muerto para, por ejemplo, mejorar o aprender un idioma, es una buena inversión de tiempo, a corto y largo plazo.

welcome-905562_960_720

Por otra parte, si eres de los que ya creen que dominan un idioma, es buena idea profundizar en él en materia de negocios. Se trata de una apuesta segura: poder comunicarse apropiadamente y fluidamente con clientes, jefes, o incluso compañeros de trabajo, es algo imprescindible en el mundo globalizado en el que nos encontramos, sobre todo en ambientes internacionales. Y no sólo eso: también te sumará puntos con respecto a la competencia.

Aunque la primera opción que nos viene a la cabeza sea la de un curso de idiomas en una academia, no es la única. Una academia te proporcionará un ambiente de estudio adecuado, pero quizá no es la mejor opción si no cuentas con mucho tiempo, o simplemente, si no quieres rascarte el bolsillo.

Si ése es el caso, hay más opciones: con Internet todo es posible, y en la actualidad contamos con un sinfín de apps de idiomas que nos permiten mejorar un idioma cuando queramos y donde estemos. Estas apps son, en la mayoría de los casos, gratuitas, y con un poco de constancia, cumplen los objetivos. Otra opción son los cursos o Webinars online: estés donde estés, podrás recibir una clase dada por profesionales del sector. Sólo necesitas dos cosas: ordenador y conexión de Internet. Además, para facilitarnos el trabajo, en Internet se pueden encontrar cientos de diccionarios, a cada cual más completo que el anterior, como el de Woxikon, que incluso ofrece una base de datos de sinónimos.

Otra opción, muy recurrida en el extranjero, y por estudiantes, son los tandem. Sólo basta con buscar una persona que hable el idioma que deseas aprender, y ofrecerle como pago enseñarle tu propio idioma. La pareja de tandem queda entonces para tomar un café, una cerveza, y charlar en ambos idiomas. Una opción divertida y muy, muy barata.

Pero, quizá, la mejor opción para aprender un idioma en las vacaciones, es a su vez la más simple y obvia: sólo nos basta con coger la maleta… y viajar.

Autor artículo / Fuente de la imagen: Eva Martín

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *