Publicidad

Cómo ampliar capital en una Pyme

Cuando montamos una empresa, por muy pequeña que sea en sus inicios, siempre lo hacemos buscando su rentabilidad y su crecimiento.  Sin duda alguna, en el camino del crecimiento llegará un momento en el que sea necesario aumentar los recursos económicos de nuestra empresa.

Nos encontraremos, entonces, frente a la necesidad de realizar una ampliación de capital, es decir, un aumento del capital social de nuestra empresa ya sea vía emisión de acciones nuevas o bien incrementando el valor de las existentes.  Es inevitable preguntarse en ese momento: ¿cómo lo hago? y ¿qué implica para mí o para el resto de socios de la misma?.


Modificación de los estatutos

En primer lugar debemos tener en cuenta que este tipo de operaciones implican siempre una modificación de los estatutos y su correspondiente aprobación en la Junta General de Accionistas.  Así será el administrador único, o el consejo de administración si lo hubiera, quién deberá proponer la ampliación a la junta de accionistas.  Esta solicitud también la podrá hacer cualquier accionista que posea más del 5%.

Uno de los puntos clave está, precisamente, en establecer el nuevo valor de las acciones y saber si los suscriptores de estas nuevas acciones pagarán el valor nominal establecido o si pagarán una prima, ya que la empresa ha creado valor.  Por otro lado, también deberemos tener en cuenta si concederemos o no derechos de suscripción preferente para los antiguos accionistas.  Será la Junta de Accionistas la que decida si se aplica o no el derecho a la suscripción preferente.

Una vez que se llegue a un acuerdo, el siguiente paso ha de ser elevarlo a escritura pública, lo que se hará en cualquier notaría y llevando un certificado del banco en el que constará que el dinero ha sido depositado.  Después, la escritura deberá ser inscrita en el Registro Mercantil.

Tipos de ampliaciones de capital

Existe la idea, equivocada, de que el único tipo de ampliaciones de capital existente es la de aportar capital en efectivo, es decir dinerario; sin embargo, esto no es así y existen diferentes tipos de formas de ampliar capital:

.-  Dineraria.  Es la más común y aquella con la que todos identificamos este tipo de trámites.  En este caso se efectúa una aportación de dinero en efectivo a la sociedad.

.-  No dineraria.  En vez de aportar dinero en efectivo, lo que se aporta es un activo a cambio de acciones, ya sea un inmueble, un vehículo, etc.

.-  Liberada.  En estos casos no es necesario aportar nuevo capital a la sociedad, y la ampliación se realiza con cargo a las reservas de la sociedad.

Las ampliaciones de capital también podrán ser “a la par” cuando el precio es el mismo del nominal del título, o “por encima de la par” cuando haya que pagar una prima sobre el precio nominal de las acciones.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *