Publicidad

Cinco perfiles que consiguen promociones en el trabajo

A la hora tanto de la contratación como de la promoción la experiencia laboral y la cualificación son elementos de juicio.  Pero pensar que son los únicos elementos que pueden influir en estos procesos es equivocarse. Cuestiones como la actitud y la personalidad del candidato juegan también un papel relevante no sólo en los procesos de selección sino también en el propio desempeño profesional.

De hecho según un buen número de opiniones cualificadas la personalidad de un individuo puede acabar definiendo su rendimiento en un trabajo casi mejor que cualquier otro elemento a valorar. Y por ello también existen perfiles mucho más adecuados para una contratación o promoción en las empresas.

Cinco perfiles que consiguen promociones en el trabajo

La diferencia entre la contratación y la promoción

A la hora de la contratación, como es natural, cuestiones como la cualificación y la aptitud ganan enteros como herramientas de evaluación, aquí por supuesto entran en juego los rasgos de personalidad del individuo, perol, cuando estos realmente se tornan importantes es ante un proceso de promoción interna.

En estos procesos las habilidades profesionales y las aptitudes se dan por sobreentendidas en buena medida y son los rasgos de personalidad los que se tornan en muchos casos determinantes e inclinan la balanza; el liderazgo, el control, la capacidad de motivación…son cuestiones que se convierten en verdaderamente relevantes.

Cinco perfiles adecuados para la promoción

Cinco perfiles que consiguen promociones en el trabajo

Aunque no exista un consenso absoluto en lo que a rasgos de personalidad determinantes, se pueden establecer hasta cinco perfiles diferenciados de personas con más probabilidades de promoción que los demás.

  • El popular: se trata de personas agradables al trato, tiene facilidad de comunicarse y escuchar, se relaciona bien en todos los escenarios posibles en el trabajo e inspira confianza en general tanto a empleados como superiores.
  • El que delega: son personas capaces de trabajar en grupo y asumir la responsabilidad de los repartos de tareas y el liderazgo, saben distinguir las fortalezas y debilidades de sus compañeros.
  • El que se adapta: capaz de asumir variaciones de escenario sin descomponerse y enfrentarse a ellas de manera eficaz. Suelen ser personas intuitivas y de ágil respuesta positiva ante los inconvenientes.
  • El decisivo: aquel que sabe tomar las decisiones en el momento justo en el que realmente son necesarias y lo hace de manera eficaz. Poco tiene que ver con la toma de decisiones irreflexivas que resultan poco decisivas o ineficaces.
  • El ético: La ética es una cualidad apreciada para las promociones cuando se trata de personas que no comprometen los resultados o al grupo por cuestiones personales moviéndose siempre por criterios de integridad laboral.
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *