Publicidad

Montoro lo tiene al fin claro: autónomos y pymes sí podrán realizar aplazamientos del IVA

Hacienda permitirá diferir, de manera automática y durante un año, las deudas tributarias de menos de 30.000 euros, teniendo que presentar garantías de cobro si se supera ese importe.

Tras varias semanas de incertidumbre, Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Función Pública, ha terminado de ‘deshojar la margarita’. Primero aprobó el real decreto-ley 3/2016, que impedía los tradicionales aplazamientos o fraccionamientos del impuesto sobre el valor añadido (IVA) a los autónomos, y de éste y del impuesto sobre sociedades (IS) a las pequeñas y medianas empresas.
hacienda2Después, la propia Agencia Tributaria, ante la polémica suscitada, se vio obligada a rectificar emitiendo una nota pública para que los trabajadores por cuenta propia y las pymes supiesen que, a pesar de la medida anterior, siguen contando con la posibilidad de diferir deudas tributarias. Eso sí, bajo ciertos parámetros.

Aplazamientos tributarios, un respiro para los autónomos

Finalmente, ayer mismo, en el último capítulo de este culebrón impositivo que ha tenido en vilo especialmente a los autónomos, Cristóbal Montoro despejó cualquier sombra de duda en su comparecencia en la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados, al asegurar que los aplazamientos de pago del IVA inferiores a 30.000 euros para trabajadores por cuenta propia y pymes dan forma a un sistema implantado desde hace veinte años “sobradamente conocido, por lo que no hay motivo para cuestionarlo”.

Cómo diferir el IVA

Quizá con haber expresado esa misma frase a principios del pasado diciembre habría bastado, sobrando los malentendidos posteriores. No obstante, en este punto, lo importante es conocer la ‘letra pequeña’ de los aplazamientos del IVA y el IS.
hacienda

Aplazamientos de hasta 30.000 euros, sin garantías

Las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento de deudas tributarias se tramitarán en función de su importe. Así, las que acumulen un montante igual o inferior a 30.000 euros no necesitarán aportar garantías y se tramitarán mediante un proceso automatizado.

Aplazamientos mayores de 30.000 euros, con aval

Sin embargo, las peticiones por un importe global superior a los citados 30.000 euros deberán aportar las garantías adecuadas y se tramitarán mediante un proceso ordinario no automatizado, es decir, que Hacienda estudiará caso por caso y decidirá en función de las circunstancias de cada cual. En este sentido, cabe recordar que el límite exento de aportar garantías se elevó en octubre de 2015 desde 18.000 euros a 30.000 euros, cifra en la que ahora se encuentra.

Según el ministro de Hacienda y Función Pública, a estos empresarios se les da el beneficio de la duda, siendo una presunción legítima que forma parte del ordenamiento jurídico.

Incidencia del diferimiento sobre los autónomos

En lo que se refiere a los autónomos, la medida relativa a los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades no tiene incidencia sobre ellos, puesto que tributan en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF).
Los impuestos que pagarás como emprendedor si creas una sociedadSin embargo, el aplazamiento sobre el IVA repercutido les afecta, si bien van a poder seguir solicitando diferimientos y fraccionamientos de IVA si justifican que no han cobrado las cuotas repercutidas. Por tanto, la principal modificación para los trabajadores por cuenta propia será que deberán acreditar que no han cobrado las cuotas de IVA repercutidas, en particular en aquellas solicitudes que excedan el límite exento de garantías.

Plazos para el aplazamiento del IRPF y del IVA

En consecuencia, los autónomos podrán solicitar el aplazamiento, cualquiera que sea su importe, de su IRPF e IVA en las siguientes circunstancias, en función del importe global de la deuda:

    1. Si las solicitudes se refieren a una deuda cuyo importe global es igual o inferior a 30.000 euros, podrán concederse los aplazamientos, sin garantías, hasta un máximo de un año, salvo que el obligado hubiera solicitado un número inferior, en cuyo caso, se concederán los plazos solicitados. La periodicidad de los pagos será, en todo caso, mensual.
    2. Si las solicitudes se refieren a una deuda cuyo importe global excede de 30.000 euros, podrán concederse los aplazamientos, en función del tipo de garantía aportada por el deudor, por un plazo máximo de tres años, salvo que el obligado hubiera solicitado un número de plazos inferior, en cuyo caso, se concederán los plazos solicitados. Si las deudas son por IVA, será necesario, además, acreditar que las cuotas de IVA repercutidas no han sido pagadas. De forma excepcional, este lapso podrá ampliarse hasta un límite de cuatro años.

impuestos

Los trabajadores autónomos, satisfechos

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, celebra la confirmación del mantenimiento de los aplazamientos tanto para el colectivo que representan como para las pymes por parte de Cristóbal Montoro.

Desde esa organización opinan que no parecía muy lógico que, a un mes vista del pago del IVA, cambiaran las reglas del juego.  “La posibilidad de aplazar el IVA supone oxígeno en vena para los autónomos. No haberlo concedido y haber suprimido dichos aplazamientos habría significado destrozar económicamente a muchos trabajadores autónomos”, manifiesta Lorenzo Amor, presidente de ATA.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *