La prestación por desempleo de los trabajadores autónomos

| julio 22, 2016 | 0 Comentarios

Desde 2010 los trabajadores autónomos ya pueden cobrar el paro. El sistema de protección por cese de actividad permite acceder a la prestación por desempleo durante un periodo máximo de 12 meses y por un 70% de la base reguladora, aunque con una serie de cuantías máximas, como ocurre con los trabajadores por cuenta ajena. Pero, además, deben cumplirse algunos requisitos adicionales para poder beneficiarse de la prestación.

La Ley 32/2010, de 5 de agosto de 2010, hizo justicia con una de las demandas más antiguas de los trabajadores autónomos: poder cobrar el paro. Finalmente se establecía, como reza el título de la ley, un sistema específico de protección por cese de actividad para los trabajadores autónomos.
Lo primero que debemos tener en cuenta es que no se trata de un sistema obligatorio o, por lo menos, no lo es para todos los autónomos. La instrucción del 28 de octubre de 2010 Tesorería General de la Seguridad Social aclara este punto y determina que “la nueva protección es obligatoria para todos los trabajadores autónomos que tengan cubierta la protección por contingencias profesionales”. El resto de trabajadores autónomos puede elegir si cotizan o no por la contingencia de prestación por cese de actividad, aunque esta es una opción que se ofrece a todo nuevo autónomo.

Regulación legal

Los sucesivos añadidos a la normativa han dado como resultado unas reglas más equitativas (reflejadas en el Estatuto del Trabajo Autónomo) para acercar al trabajador por cuenta propia al asalariado en materia de protección social. La finalidad de esa prestación por cese de actividad es “cubrir las situaciones de finalización de la actividad de los trabajadores autónomos que derivan de una situación en todo caso involuntaria que debe ser debidamente acreditada para acceder a la correspondiente prestación económica”, señalan desde el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).
Así, el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2015, regula en su título V el sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos. Esta protección comprende una prestación económica y la cotización de la Seguridad Social por el trabajador autónomo, además de la formación y orientación profesional de los beneficiarios con vistas a su recolocación.

El paro para autonomosEl paro para autonomos

 

Además, el Real Decreto 1541/2011, de 31 de octubre, desarrolla el sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos. Esta normativa aborda el objeto de protección, los requisitos, la acreditación de la situación legal de cese de actividad, la dinámica de la protección por cese de actividad, el abono de cotizaciones a la Seguridad Social, el régimen financiero y de gestión del sistema, las medidas de formación, orientación profesional y promoción de la actividad emprendedora, las obligaciones de los trabajadores autónomos y la competencia sancionadora.
Finalmente, también es clave la Ley 31/2015 de 9 de septiembre, por la que se modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y se adoptan medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la economía social.

Qu‌ién puede cobrar la prestación

La protección por cese de actividad alcanza a los siguientes colectivos:
  1. Trabajadores comprendidos en el Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos (RETA).
  2. Trabajadores por cuenta propia incluidos en el Sistema Especial de Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios.
  3. Trabajadores por cuenta propia incluidos en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar.
En todos los casos será requisito necesario tener cubierta la protección dispensada a la contingencia de cese de actividad.

Cuánto cuesta

Como es lógico, la prestación por cese de actividad tiene aparejada una serie de costes para el trabajador autónomo, que deberá incrementar sus cotizaciones a la Seguridad Social si quiere disfrutar de esta cobertura. En concreto, la cotización para sustentar el paro de los autónomos es del 2,2% sobre la base de cotización del RETA, lo que a efectos prácticos y para la base mínima supone 19,45 euros más al mes, a lo que habría que añadir la mencionada cobertura por contingencia profesional.
Sin embargo, los autónomos acogidos a la protección por cese de actividad disfrutan de una reducción de 0,5 puntos en la cotización de la cobertura por incapacidad temporal por contingencias comunes, lo que dejará el coste de la prestación en el 1,7% de la cotización o 15 euros al mes.
Cuánto se cobra
La cuantía del subsidio por desempleo para trabajadores autónomos será del 70% de la base reguladora por la que se haya cotizado en los doce meses anteriores a quedarse en paro con un límite máximo del 175% del indicador público de rentas a efectos múltiples (IPREM), excepto para los autónomos con uno o más hijos a su cargo, en cuyo caso el porcentaje se eleva al 200% y 225% respectivamente. Del mismo modo, la cuantía de la prestación no podrá ser menor del 80% del IPREM y del 107% para personas con hijos a su cargo.
A efectos prácticos, el mínimo actual está en los 619.08 euros mensuales teniendo en cuenta que la base mínima de cotización es de 884,40 euros.

Cuanto tiempo se cobra

El tiempo de paro está directamente ligado al tiempo que se haya cotizado y la edad del autónomo (el sistema es más benevolente con quienes están más cerca de su jubilación). En cualquier caso, se tomarán como referencia los periodos de cotización dentro de los 36 meses anteriores al cese de actividad.
La siguiente tabla muestra la relación entre el tiempo cotizado y el tiempo de paro con carácter general.

Período de cotización (meses) Duración de la prestación
De doce a diecisiete Dos meses
De dieciocho a veintitrés Tres meses
De veinticuatro a veintinueve Cuatro meses
De treinta a treinta y cinco Cinco meses
De Treinta y seis a cuarenta y dos Seis meses
De Cuarenta y tres a cuarenta y siete Ocho meses
De Cuarenta y ocho en adelante Doce meses

Sin embargo, esta relación cambia ligeramente de forma positiva para los autónomos entre 60 y 64 años, que tendrán que trabajar menos tiempo para acceder a las mismas prestaciones. La siguiente tabla muestra la relación entre el periodo cotizado y el tiempo de paro. Hay algunas variaciones para el desempleo autónomo en el caso de trabajadores entre 60 y 64 años.

Período de cotización (meses) Duración de la prestación
De doce a diecisiete Dos meses
De dieciocho a veintitrés Cuatro meses
De veinticuatro a veintinueve Seis meses
De treinta a treinta y cinco Ocho meses
De Treinta y seis a cuarenta y dos Diez meses
De Cuarenta y tres en adelante Doce meses

Requisitos para acceder al paro

Lo que os hemos contado hasta ahora es sólo cuanto se cobra y durante cuando tiempo. Ahora vamos directos a los requisitos que deben cumplirse para poder cobrar la prestación por desempleo como autónomo. Quizás lo más importante es que, al igual que ocurre con los trabajadores por cuenta ajena y como se ha indicado anteriormente, será necesario que el cese de la actividad sea involuntario, es decir, que el autónomo se vea obligado a tener que dejar su trabajo y que no lo haga de forma voluntaria. Sin embargo, antes de ahondar en ese punto veamos los requisitos generales:
  • Estar afiliado y en situación de alta en el RETA.
  • Tener cubierta la protección por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.
  • Tener cubierto un periodo mínimo de cotización de doce meses justo antes de pedir el paro.
  • Encontrarse en situación legal de cese de actividad y suscribir el compromiso de actividad.
  • No haber cumplido la edad de jubilación.
  • Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social.
Cabe recordar que si has perdido tu licencia para ejercer por una infracción penal, no tendrás derecho a cobrar el paro como autónomo.

Cuánto se considera que estás en paro

Y llegamos ya a la parte más importante, ya apuntada, y que no es otra que definir lo que se considera situación legal de cese de actividad, que a fin de cuentas será lo que el autónomo deba acreditar para poder cobrar el paro.

  1. Este punto es el que más polémicas levanta por la dificultad para acreditar el cese de la actividad en trabajadores con cuenta propia con varios clientes. Estos son los supuestos a los que nos podemos acoger:
    -Por la concurrencia de motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos determinantes de la inviabilidad de proseguir la actividad económica o profesional. Estos incluyen: unas pérdidas en un año completo superiores al 30% de los ingresos o del 20% para dos años consecutivo. Este porcentaje se reduce al 10% tras la aprobación de la Ley de Mutuas, el mismo que se mantiene para los autónomos sujetos al régimen de módulos.
    -Ejecuciones judiciales para el cobro de deuda que comporten, al menos, el 40% de los ingresos.
    -La declaración judicial de concurso que impida continuar con la actividad, en los términos de la Ley Concursal 22/2003, de 9 de julio.
  2. Por fuerza mayor, determinante del cese temporal o definitivo de la actividad económica o profesional.
    Por pérdida de la licencia administrativa, siempre que la misma constituya un requisito para el ejercicio de la actividad económica o profesional y no venga motivada por incumplimientos contractuales o por la comisión de infracciones, faltas administrativas o delitos imputables.
  3. Por violencia de género.
  4. Por divorcio o acuerdo de separación matrimonial, mediante la correspondiente resolución judicial.
Como puede verse, no parece que cobrar el paro de los autónomos sea tarea sencilla, ya que, para empezar habrá que acreditar importantes pérdidas que no todo autónomo es capaz de soportar durante un periodo prolongado de tiempo.
En el caso de los autónomos dependientes, se entenderá que hay cese de actividad cuando se cumpla la duración del contrato, exista un incumplimiento grave por parte del cliente, éste decida rescindir unilateralmente la relación o por muerte e incapacidad del cliente.

Quién gestiona el paro de los autónomos

Finalmente, cabe recordar que la prestación por desempleo de los trabajadores por cuenta propia está gestionada por las mutuas laborales, el propio SEPE y el Instituto Social de la Marina, con la colaboración de los servicios públicos de empleo de las comunidades autónomas.

Cómo solicitar la prestación por desempleo

El procedimiento se iniciará, mediante solicitud de la persona interesada, en la mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social con la que se tenga cubierta la contingencia de cese de actividad o bien ante el SEPE si la cobertura de la contingencia de cese de actividad la tiene concertada con el INSS o ante el Instituto Social de la Marina si es la entidad que cubre dicha contingencia.

Pago único

Al igual que en el caso de los asalariados, puede solicitarse el pago único de la prestación por cese de actividad. Se trata de una medida para fomentar y facilitar iniciativas de empleo autónomo a través del abono del valor actual del importe de la prestación por cese de actividad a la persona beneficiaria que pretende incorporarse como socio trabajador en cooperativas o sociedades laborales o mercantiles, o constituirlas, o que desea desarrollar una nueva actividad como trabajador autónomo.

Requisitos para el pago único

Para beneficiarse del pago único de la prestación por cese de actividad el trabajador debe cumplir las siguientes condiciones:
  • Ser beneficiario de la prestación por cese de actividad.
  • Tener pendiente de percibir, al menos, seis meses.
  • Acreditar la realización de una actividad como trabajador autónomo o la incorporación como socio trabajador a una cooperativa de trabajo asociado o sociedad laboral o mercantil, de nueva creación o en funcionamiento, aunque hayas mantenido un vínculo contractual previo con la misma, independientemente de su duración.

Obligaciones para el beneficiario del pago único

No obstante, el trabajador debe cumplir los siguientes mandatos:
  • Percibido el importe de la prestación, iniciar la actividad laboral en el plazo máximo de un mes.
  • Presentar ante la entidad gestora la documentación acreditativa del inicio de la actividad.
  • Destinar la cantidad percibida a la aportación social obligatoria, en el caso de cooperativas o sociedades laborales o mercantiles, o a la inversión necesaria para desarrollar la actividad, en el caso de trabajadores autónomos.

 

Contenidos relacionados:

Imagen – GrandeDuc en Shutterstock

Tags: , , ,

Categoría: Autónomos, estar de paro

Deja un comentario


Logo FinancialRed
Logo FinancialRed