Publicidad

¿Alguna vez han oído hablar del EBITDA?

Para quienes se introducen en el mundo de los negocios y comienzan a analizar los números de la empresa, su contabilidad, estado financiero, etc., habrán visto por ahí una línea que dice EBITDA y algunos por vergüenza no se habrán animado a preguntar: qué es eso? y aún hoy, siguen con la duda.

EBIDTA es una sigla de:

E. Earnings, es decir Beneficios

B. Before o Antes

I. Interests o Intereses

T. Taxes o Impuestos

D. Depreciation o Amortizaciones del Inmobiliario

A. Amortizaciones o Amortizaciones de Intagibles y Gastos Amortizables.

Por lo tanto traducida al español la significa Beneficios Antes de Intereses, Impuestos y Amortizaciones.

El EBIDTA es un indicador, para muchos es una trampa que ha caído en desuso. Tuvo su mejor época cuando todavía la burbuja tecnológica no se había pinchado. En esa época las compañías compraban todo lo que se ponía por delante con tal crecer más y más o ganar cuotas de mercado, por medio de apalancamiento y sin que el precio les hiciera pensar dos veces, aún siendo precios demasiados altos.

Generalmente el EBIDTA es considerado un “Cash flow” mucho más fácil de calcular, porque aparentemente representaría la capacidad de una compañía para generar tesorería, pese a que en su determinación se omitan impuestos, gastos financieros, supone que todo lo que se ha vendido se ha cobrado y que todo lo comprado se ha pagado.

Pero a pesar de ello se ha consolidado en muchos países como el indicador de la rentabilidad operativa de una empresa, porque para los defensores del EBIDTA, su ventaja principal radica en que permite conocer el estado de la empresa sin considerar los factores externos como entorno fiscal o por la estructura financiera del momento, llevando todo a un análisis meramente operativo de la marcha del negocio.

Cuando aparecieron las empresas .com, a fines de la década de 1990, se convirtieron en las impulsoras del EBITDA, ya que la mayoría hacía gigantescas inversiones en desarrollo de programación y en darse a conocer en todo el mundo. Por lo tanto producían pérdidas pero se esperaba que a medio plazo comenzaran a dar beneficios de forma continuada. Así entonces comenzaron a proliferar informes sobre empresas .com referidos al EBITDA e incluso aún hoy aparecen comentarios sobre los resultados de estas empresas referidos a este índice.

El EBITDA tiene sentido cuando las provisiones de gastos de amortización son en proporción a todos los gastos no excesivamente grandes, y sobre todo si la no amortización de unos cuantos ejercicios se puede compensar con una amortización acelerada del bien en el resto

Las empresas.com rara vez hacen inversiones en instalaciones, maquinaria y otros bienes productivos duraderos, diferentes de ordenadores de todo tipo y programas de software, como consecuencia los plazos de amortización aplicables son extraordinariamente cortos. Dada esta situación de amortización rápida pierden enseguida el capital y obliga a los accionistas a ingresar más fondos.

Por lo tanto si bien es una herramienta fundamental, el EBIDTA debe ser considerada según el contexto de la empresa a la que se analice, para saber si este indicador es realmente confiable o no.

Publicidad

One response to “¿Alguna vez han oído hablar del EBITDA?

  1. Grandes inversores fundamentales, encabezados por Buffet, indican que la obsesión de reflejar EBIDTA trasmite un gran problema de mentalidad la empresa. Sobre todo en el caso de las amortizaciones. ¿Porqué? En el primer año la amortizacion ‘esconde’ parte el reflejo del gasto en la cuenta de resultados. Y ayuda a un mejor resultado. En sucesivos años se amortiza reconociendose ese gasto fraccionado. EDBIDTA esconde el gasto de nuevo y su uso reiterado, muy común en la justificación de malos resultados en empresas cotizadas, equivaldría a una mentalidad cortoplazista que tiende negar que la compra de maquinaria, por ejemplo, existe. El EDBITA, al ser una suma de la cuenta de resultados, tiene algo perverso, y es que se utiliza como baremo de liquidez con toques justificativos de resultados.

    Al final el repartidor,antes o después, compra una furgoneta nueva o una empresa renueva sus máquinas. Por lo tanto el gasto A del EBIDTA es muy real, aunque no se sienta su resuello en tesorería los siguientes años al pago.

    A la hora de la verdad, estos inversores no lo consideran mucho para comprar o valorar acciones. Se ciñen a los beneficios netos, resultado de explotacion y resultado financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *